jueves, 14 de diciembre de 2017

homo TAPIENS

Especie del género homo que escala y habita en las grandes paredes (tapia). 
No confundir con la que medra en los bares tomando "tapas"
fuente Wikipedia

Doce años y seis ataques han hecho falta para terminar este proyecto cuyo principal aliciente es superar a base de friends clavos y una cierta dosis de valor,  un muro de apariencia inexpugnable.


Hemos trabajado en equipo.

Esta vez actué en modo "Jean Todt", director de un engrasado equipo de Fórmula Uno, la Scuderia Ferrari, quien manipulaba a su gente exprimiéndolos para sacar lo mejor de ellos sin mancharse las manos.
Mis tareas consistieron en manejar los tempos, liberar las energías de mis prodigiosos amigos y empujar con mano aterciopelada, a veces puño de hierro.


En un lejano 2006 convencí a Carlitos para empezar una de esas rutas que vas dibujando en tu cabeza.
Avanzamos hasta que una zona de séptimo obligatorio nos detuvo en el cuarto largo. Sólo hubiéramos podido  pasar en libre salvaje o taladrando.
Ahí se terminó nuestro sueño. Temporalmente.


Enredé a Tato, y tampoco llevamos taladro.
En su primera tentativa no conseguía superar el tramo blanco.
Kletterer y yo, acojonados, contemplamos desde la reunión los vuelos sin motor de este animal. Él cayendo hacia abajo hasta 10 metros amarrado a dos clavos milagrosos. Nosotros hacia arriba propulsados como resortes por su energía cinética hasta que conseguíamos detenerlo por debajo del relevo, una reunión sobre un clavo bueno, un fisurero falcado con madera y otro clavo mediocre.
Bajamos al suelo con el rabo entrepiernas dudando sobre si volver con taladro y chapas.


En la siguiente tentativa seleccioné carta ganadora: Fiché a Unai, el máquina total del libre.
Lo engatusé con la promesa y el reto de abrir un largo que había rechazado a Tato.
Pero me eché atrás: Tato exigía otra oportunidad.
Accedí. No por piedad ni caridad, sino por el perímetro de sus antebrazos... le apodan "Conan", un compañero a quien siempre querrías a tu lado en la batalla, un enemigo al que nunca vencerías. Por eso, cuando "sugirió" probar de nuevo asentí, no sin antes advertirle que, de no pasar en libre, el turno correspondería a Unai.

Y voló
voló hasta 5 veces.
La penúltima arrancando con su mano derecha un pedazo de roca del tamaño de una cabeza cuando ya superaba la sección obligada. Extremadamente emocionante.
Sólo en su postrera oportunidad, cuando Unai ya se frotaba las manos y se calzaba los gatos, consiguió sobrepasar esa zona blanca. El largo estaba resuelto, y con ello la clave de la vía.

En la siguiente jornada le tocaría a Unai abrir otro largo espeluznante. La luz del sol y mi temple se difuminaron mientras desmontaba la tirada atado a una sola cuerda de 8,0 mm. Perdí cualquier vestigio de autoridad al meter un clavo a mitad de sección, por pura cobardía, donde no conseguía pasar ni de segundo.

Volveríamos un año más tarde a concluir la vía por una salida que nos defraudó.
La acabamos en artifo por una sección de roca fea y desangelada que contrastaba con ese inicio en libre alucinógeno.
No la publicamos. Decidimos que valía la pena buscar alternativa en libre.



19 de Noviembre 2017

La historia termina doce años después de su comienzo.

Identificamos una alternativa abominablemente difícil, probablelmente expuesta, y para eso convocamos de nuevo a Unai.
Esta vez los papeles se tornan: Unai empieza, y mi as en la manga será Tato, armado de clavos, martillo y pedales, capaz de superar en artifo cualquier sección que rechace al Blanquito.

En pos de la efectividad accedemos desde arriba, rapelando.
La luz del día acaba pronto en noviembre. Subir desde abajo del Congosto, superar los seis largos exigentes que nos separan de nuestro punto más alto, implicaría no escalar terreno nuevo, no abrir. Quizás incluso vivaquear. Con la edad me he vuelto práctico, inmune a la épica montañera.

La promesa de un largo imposible en lo alto de Catalunya se desvanece durante el rápel al tiempo que dibujamos la línea de nuestra ascensión.

La roca y los movimientos se suceden conforme previsto.
Acabamos.   Acaban.
Me relegan al papel de comparsa.

Tato se zampa un primer largo tramposamente fácil. Un movimiento de 6b y el resto de 6a. Magnífico y bello.
Unai el segundo. Fácil dice él. Una lucha de hora y media siempre en libre, al rotpunk, sin colgarse siquiera, sin pitonar.
7a+ sugiere.
Limpio con el martillo y dejamos un par de fisus y un clavo de un abandono inexplicable, acaso un embarque antiguo de la Tempesta, quizás un desliz.
Una trepada de IV conduce a la cima.

Concluimos la vía. Ha salido dura pero humana.

La tentación vive arriba: Nos esperan 3 compañeras deliciosas triple malta. Imposible resistirnos.
Bajamos haciendo eSSSes.

Reseña sencilla, apenas una  foto para que los amantes de la "aventura" vibren como cuerdas de guitarra.

Pensaréis que no es para todo el mundo, y es verdad...

Si alguien tiene interés, puedo enviarle otra para cobardes, con pistas y detalles que facilitan la repetición... pero tendrá que sobornarme.


Homo Tapiens.
Somos animales de pared
hoy más carcamales que tsapiens, casi fósiles en vías de extinción...

Los Tapiens se difuminan. Últimos coletazos.
La edad dorada pasó, se desvaneció como la tranquilidad de las paredes del Congosto.


Otras especies merodean ahora por Montrebei: hordas de paseantes urbanitas, griterío, excursionistas y, de vez en cuando, una pequeña tribu de atletas destinados a escribir las páginas de la escalada en Montrebei.


Al otro lado del Congost Nil, Bernat y Marc liberan sin martillo ni clavos Ksur-ul-Aina, el eterno monstruo de Aragón, ajeno al paso del tiempo


martes, 12 de diciembre de 2017

Ara o Mai - Montsant, els altres "clàssics".

ara o mai, 
tercer llarg, ben vertical

un projecte llargament cobdiciat a la paret emblemàtica del Montsant, la Falconera
amb el Nil, fill de la Morera, el poble que domina la vesant meridional d'aquesta serralada, encara lluny de tot i aliena al bullici que sovint envolta Siurana.

A l'estiu el sol i la calor constrenyeixen les visites al tard.
La Falconera reb l'ombra passades les quatre, tirant a les cinc, permetent-nos escalar poques hores.

Un únic bolt de progresió (qui té les mans tacades de sang???)  per protegir una secció de pedra dubtosa que millorará amb les repeticions , dos bolts nous en una reunió penjada, i altres dues reunions aprofitades de vies ja existents. No hi trobareu altra ferro.
Però no patiu. La Falconera és generosa en forats i possibilitats d'assegurament natural. Els Tótem s'hi trobaran com a casa, els Tricams aprofitaran molts foradets, i fins i tot podreu posar algun camalot gran. Porteu-ne tants jocs com volgueu. S'ho menja tot.

El grau progresa amb l'alçada.
Un primer llarg un pel petat obre portes a dos llargs d'antologia en dificultats que mai passen del sisè grau. Un luxe.
el nil obrint lo darrer llarg sense tirar d'artifo... bufff

A partir del quart llarg guanyareu verticalitat i dificultat. Som a les portes del setè, amb caigudes sempre a l'aire, netes, sense repises ni protuberàncies on partir-nos els tormells.


En conjunt, una via preciosa d'obrir i entretinguda de repetir.
Ni la més addient per començar, ni la més maca per acabar, ni la més dura on provar-nos, però amb un equilibri ben adequat de qualitats.

a xalar.


No volia publicar-la fins reobrir el darrer llarg, però la Falconera bull i així estalviarem alguna sorpresa als possibles pretendents.

la jovenalla mai passa fred...



Presos polítics

A la cova negra del Trinquet.
Via desigual amb dos tirades de transició i dos darrers llargs d'antologia sobre pedra fantàstica.
Ideal per matins plujosos amb tardes despejades. La part de baix no mulla, la de dalt asseca ràpid.


El Vicentaturix en una lluita aferrissada, s'endú  l'apertura de la tercera tirada al rotpunk.






martes, 17 de octubre de 2017

OLVIDO


Ya somos el olvido que seremos
bajo el indiferente azul del cielo


versos de JL Borges, y título de un libro




La enormidad de Peña Artíes (peña de Sin) exige siempre grandes dosis de energía.

Lo constatamos Ester y yo, de nuevo, abriendo esta ruta.
Nos agotó.
Pedimos ayuda a Iker y Unai.

En su versión original alcanzó el 7c, largo de autoría navarra que acabó por destemplar mis nervios. El domingo lo "civilizamos" con la variante "tomb de ravals", un paseo circular y tranquilo propio de los habitantes Reus.
Rebajar el compromiso de una ruta resulta contradictorio y nos expone a la crítica. No hay historias que contar ni épica que recordar


Unos días más tarde, en mi memoria se desvanece el agotamiento y, quizás (palabra escurridiza), el remordimiento de mis acciones.

Permanecen sólo leves reminiscencias de placer. Bendita amnesia...

Sigo soñando con sus muros de roca perfecta, acariciando presas caprichosas, danzando en sus placas labradas de velcro y gota de agua.


Olvidar es propio de mayores,
y también una forma de cura.

Escribo para sortear ese olvido.

Leo mi diario para regresar a esa realidad que se desvanece, vaporosa,
para recordar los momentos que llenan nuestras vidas


Impresionantes muros de L1

abriendo L2

Íker gozando en L2





L3, un largo que tumbaría un "a vista" de Íker, Unai, Arkaitz y Tato. 
7b+ descomunal

Tato en L3, crux



L3, de segundo, probando mi propia medicina...




final de L3

Ester en L4, placa gris verticalísima al principio y muy técnica después.
También probando su propia medicina...


otra perspectiva de L4



L5, un 7a/b majestuoso. Guardad fuerzas para el final


final del largo "hors categorie", en su zona fácil. Regalo del bizcochito. 
Quien sea capaz de encadenar el 7c que saque los "chorizos" que dejamos alargando las chapas. 
Ahora ya no son necesarios si te escaqueas por el "tomb de ravals"




Tato disfrutando en el espléndido L7. 
Sabina milenaria sobre la que apoyarse


Que la gocéis!








martes, 19 de septiembre de 2017

Pronto será Viernes

la vida és temps d'espera entre una escalada i la següent



Escalant Tepuis a la Sabana Venezolana, móns perduts de bellesa colpidora

La intensitat del cap de setmana (emocionant!) eclipsa els dies  feiners, esvaint-los del record fins tornar-los invisibles. 

Reflexió (amarga?) d'un dilluns qualsevol, gris com les nits de diumenge.

Buidor?
No pas.

Alaska, Cobra Pilar al Mount Barrel, massís del McKinley


Les xarxes van plenes de felicitat aparentada
Alegria exposada públicament sense mesura ni pudor
Postureig  a la recerca dels "likes" per omplir la buidor que amenaça moltes persones

Fruits estanys en una sabina mil.lenària, Taghia, Atlas marroquí


La vida no em resulta plana ni linial.
Passem alts i baixos, hormones desbocades, tobogans emocionals, pors, alegria, desesperació.

Després de la tempesa sempre arriba la calma,
i si triga sempre podrem demanar algun amic que ens faci entrar a bon port.

Cap pena t'enfonsa sota profunditat insalvable.


Avui desitjo els dissabtes.



Enyoro coses senzilles com els amics al voltant d'un foc d'hivern a Montrebei, un entrecot, dues birres, un got de vi, un llarg de roca per desvirgar, la bona companyia.




Hoy me siento "lunes"
Afortunadamente sé que pronto será viernes




lunes, 4 de septiembre de 2017

Con "U" de Ustralia



Hace años, mientras Rocío trabajaba en el servicio de Emergencias 112, me explicó que un operador de radio deletreaba el lugar a donde debían acudir a prestar auxilio. A los conocidos (A)lfa, (B)ravo, (C)harlie, que denominan las letras respectivas, añadió una de su particular invención:  la U de Ustralia. El cachondeo resultó mayúsculo.

Davit (Jean Paul Belmondo) en el largo duro de "Australia" 7b (+++)
La Tournette  


Desde entonces cada vez que escucho Australia, la misma historia hilarante acude a mi cabeza de forma inmediata e inevitable.

roca azul y gris, pura y libre de líneas evidentes


Este verano mi hermano se ha largado 3 semanas a las Antípodas.
Envidia pura, hubiera querido ir, pero la comodidad me impedía a pagar un peaje de 30 horas de vuelo.
El libro de Mussatto brinda una posible alternativa: una vía sobre Anecy de nombre análogo adornada con una fotografía indescriptiblemente bella. El texto con que describía sus dificultades me frenaba: "equipé sur le haut, les points sont eloignes et pas bien places" (algo así)

6c (+, sens dubte) al.lucinogen, fotografiat des del sostre que domina el llarg següent. 



Ester encontró la solución.
Tres bestias jóvenes que habían sido arrojadas de las faldas del Dru, una (casi) fatídica noche de agosto, revolcados y heridos, todavía andaban hambrientos de presa y sensaciones.
Poco nos costó convencerlos. Embaucar es un arte que mejora con los años y la experiencia. Si a ello le sumas la pasión con que describimos nuestros objetivos, el engaño estaba servido

Equipo seleccionado, sólo cabía esperar que la meteo encajase con nuestros planes.

los atletas

Resulta complicado coordinar a 5 personas para atacar una ruta aparentmente equipada, con dificultades sobre papel asequibles a estos prodigios de la naturaleza.
Todavía más imponer un horario de tintes prusianos y obligar a los chavales ("sugerirles") a levantarnos a las 5 de la mañana.
Así que amanecemos tarde, algo que pagaremos caro cuando el implacable sol de agosto ilumine una roca de inmaculado gris azulado.


Pese al calor y a la hinchazón de los pies, obtuvimos el premio de cabalgar sobre una línea alucinante, unas fotos inolvidables, y nos obsequiamos con una cena a los pies de AUSTRALIA.


Gracias Ester, David, Frido y Nil

Fotos de Ester, Frido i Nil

equilibrio... 

Jean Paul Belmondo al crux

vol






pedra pura



darrer llarg

6b "extraño"



la estrategia de los más experimentados (viejos), largo clave en top gay





acabando la vía


las birras, el cassís, y la comida como premio